Así se ha pronunciado Rodríguez en declaraciones a los medios momentos antes de conocer Farcama. Según ha explicado la consejera, habrá niños y niñas de todos los ciclos de educación y eso demuestra “que esta feria no tiene límites”.

“En ellos está el futuro de la artesanía y el relevo generacional por eso es importante que lo vayan conociendo”, ha puesto de manifiesto. En este sentido, ha añadido que ahora es el momento de “empezar a generar motivación en los más jóvenes para que el día de mañana puedan desarrollar ellos estos oficios ancestrales” como son “la cerámica de Talavera o la espada y damasquino de Toledo”.

A preguntas de los medios, Rosa Ana Rodríguez ha explicado que los talleres dirigidos a los escolares les hacen convertirse en “pequeños artesanos” porque “en una sociedad en la que prima la inmediatez y las pantallas, el niño ve que hay otra manera diferente de aprender” y esto también, ha agregado, “se hace de manera lúdica y didáctica, como cualquier docente desearía”.

CULTURA “ACCESIBLE”

De otra parte, se ha referido a Farcama como un lugar que hace “accesible” la cultura para los ciudadanos, algo que según ha dicho, es “uno de los objetivos de esta Consejería de Educación y del Gobierno regional”.

“La artesanía es uno de los pilares fundamentales a nivel regional y define la trayectoria cultural del territorio”, ha puntualizado al tiempo que destacaba el carácter internacional —al ser Portugal país invitado— que en esta 39 edición ha alcanzado la feria y que la convierte en la muestra de artesanía “de la Península Ibérica”.