En el mes de marzo se inició una investigación por parte de los agentes especializados en el tráfico de estupefacientes de la Comisaría de Toledo, fruto de la cual se pudo averiguar que se estaba utilizando una nave industrial situada en el polígono ‘La Suerte’ como centro del cultivo de marihuana, según ha informado la Policía en nota de prensa.

En el momento de realizar el registro, los agentes hallaron en el interior del edificio un completo laboratorio en el que se estaban cultivando 1.451 plantas de cannabis sativa gracias a un complejo entramado eléctrico que aportaba a las plantas las condiciones necesarias para su crecimiento, encontrando además otros 15,6 kilogramos de sustancia ya recolectada y procesada, dispuesta para el tráfico.

Los dos detenidos, que habían habilitado en la misma nave unas estancias que utilizaban a modo de vivienda, se encargaban del cuidado y mantenimiento de la plantación ilegal.