Según el escrito de la Fiscalía, al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos se remontan al 14 de septiembre de 2015 cuando los procesados, junto a otro individuo del que se desconoce si identidad, se encontraban en el bar ‘JM-2’ de (Toledo), cuando entablaron conversación con otro cliente del establecimiento, J.L.T.M, pasando todos ellos la tarde noche allí bebiendo copas.

Sobre las 23.00 horas, la víctima —J.L.T.M.— le ofreció a la propietaria del bar ir a Illescas a comprarle refrescos, ante lo cual los dos acusados le pidieron el favor de que les dejase en dicha localidad.

Así las cosas, según el relato de la Fiscalía, los tres se marcharon en el vehículo de J.L.T.M. a Illescas, donde decidieron parar a tomar copas en el club ‘Times’, momento en el que los procesados iniciaron una discusión con la víctima pues querían que les llevara a la localidad madrileña de Parla, a lo que se negó.

En ese momento, y según el Ministerio Público, ante la reiterada negativa de J.L.T.M. a llevarles en su vehículo, A.D.T. le propinó diversos puñetazos en la cara y en el cuerpo cayendo al suelo inconsciente.

A continuación los procesados se apoderaron de las llaves que portaba la víctima en su bolsillo y abandonaron el lugar a bordo de su turismo. A la mañana siguiente abandonaron el vehículo y dejaron las llaves en el bar ‘JM-2’ de Yeles.

Para la Fiscalía, los hechos narrados son consultivos de un delito de robo de los que acusa a A.D.T e I.D.H. y otro de lesiones del que acusa solamente a A.D.T. Así, pide tres años y seis meses para casa uno de los acusados por un delito de robo y nueve años de cárcel solamente para A.D.T. por un delito de lesiones.