El delegado de personal de Eurogroup SL, , ha asegurado que “en breve también será la de febrero” ya que han intentado negociar con la empresa su pago y “siempre alegan que no tienen dinero”.

Villar ha dicho que los trabajadores ya estuvieron 18 días en huelga en junio de 2018 para de esta forma “conseguir que la empresa pagase las 5-6 nóminas que debía”, aunque esta vez se trata de dos nóminas, “la reiteración” hace que los trabajadores “no tengan muchas opciones de cobrar”, ya que actualmente la empresa “no tiene dinero” y no creen que se pueda llegar a una solución.

A preguntas de los medios, Villar ha aseverado que la actual situación de la empresa “no es la misma” que en el pasado mes de junio, ya que antes tenía una serie de proyectos a través de los que “podía ir pagando”, pero ahora “tiene menos proyectos” y al tener esta situación “al no tener ingresos es complicado”.

La empresa la componen actualmente 12 trabajadores, pero para el delegado sindical “deberían estar más trabajadores”, ya que con las actuales condiciones laborales “varias personas han ido saliendo” y como “no hay dinero” para pagarlos “no pueden meter a gente”. “Ha habido un deterioro del servicio que se ha visto afectado ya que no han podido meter a trabajadores para sustituir a los antiguos compañeros”, ha asegurado Villar.

“LLUEVE SOBRE MOJADO”

Por su parte, el secretario de Administración y Formación de UGT Castilla-La Mancha, , ha dicho que “llueve sobre mojado”, ya que el pasado verano se produjeron estos acontecimientos y “hasta que los compañeros no convocaron un paro indefinido, la empresa no se puso al día”.

Para Sánchez, la única manera de presión que tienen los trabajadores “ante una situación que se repite” es la huelga y así se lo han trasladado a la consejera de Fomento del , , ya que la empresa alegaba que la Junta “no abonaba las facturas”.

Tras estas afirmaciones de la empresa, UGT solicitó una reunión con García Élez que puso de manifiesto que eso “no era verdad”, por lo que desde el sindicato han solicitado varias reuniones con la empresa para ver la situación pero “no se quieren sentar a hablar con los trabajadores”.

Según ha señalado Sánchez, a UGT le consta que la Junta “abona las facturas correspondientes a la empresa”, por lo que los trabajadores no deben ser “los sufridores de la situación por la que atraviesa la empresa”, ya que al sindicato “le llega” que la empresa tiene un problema con “alguna entidad financiera” por lo que parte de los ingresos que recibe van a esta entidad “en lugar de pagar la nómina a los 12 trabajadores”.

El contrato actual vence en el 30 de junio, por lo que si se rescindiera, “por plazos se llegaría a mayo y junio”, por lo que se está valorando la posibilidad de rescindir el actual contrato o acelerar el nuevo, con la condición de subrogación de la plantilla para el mantenimiento de los puestos de trabajo.