En declaraciones a los medios, tres de los representantes de la , , y , han reclamado un “cambio de rumbo” para la ciudad ante la falta de avances significativos en los proyectos de futuro para Talavera, y han recordado el tren de altas prestaciones, nodo logístico, mejora infraestructuras en el polígono industrial Torrehierro y accesos a la ciudad, mayores inversiones en servicios públicos y el cese del trasvase Tajo-Segura.

Leticia Blázquez ha subrayado que los ciudadanos son los protagonistas de estas reivindicaciones, pues la Mesa cuenta con el respaldo de 95 colectivos y asociaciones de la ciudad y, por tanto, ha pedido que “Talavera, su comarca, sus habitantes y sus políticos sean un solo grito y una sola voz en defensa de los intereses que les unen”.

Respecto a la falta de respaldo al Pacto por la Recuperación de Talavera y comarca propuesto por la Mesa, Pedro Durán ha recordado que han estado cinco meses intentando negociar con las cuatro administraciones —Ayuntamiento, Diputación, Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y Gobierno central— pero no ha sido posible.

“Que sepan los políticos que no nos vamos a rendir, que tenemos ganas y que esto está empezando, e iremos a , a Toledo o donde tengamos que ir”, ha manifestado, a lo que ha añadido que “basta ya de hundir a Talavera que está en una situación crítica”. En esta misma línea, Blázquez ha avanzado que ya se dieron los plazos y prórrogas correspondientes para la firma del Pacto, por lo que ahora están en otra “dinámica diferente de movilización social”.

“FALTA DE CAPACIDAD POLÍTICA”

Tras estas declaraciones, la plaza del Pan, con unas 2.500 personas, 3.500 según los organizadores, se ha teñido de los colores azul y blanco de las banderas de Talavera y, con silbatos y globos, los talaveranos han mostrado su malestar por la situación.

En el escenario, también han sido los ciudadanos los que han puesto voz a los cinco puntos de las reivindicaciones, y la lectura del manifiesto a cargo del actor , el piragüista y la bailarina Patricia Monzón.

Precisamente en el manifiesto, han destacado la “absoluta y manifiesta falta de capacidad” de los representantes políticos para dar una respuesta “coordinada, leal, unida y consensuada a las legítimas demandas que sus ciudadanos les hacen”.

De hecho, han recordado que tras la manifestación de 40.000 personas en noviembre, lo único que han logrado por parte de los representantes políticos han sido “compromisos unilaterales por parte de unos, respuestas condicionadas por parte de otros, y lo más grave, una falta absoluta de compromiso por parte de la que más se necesita” —en referencia al Gobierno central—.

“No podemos admitir la falta de liderazgo de un Ayuntamiento, ni la falta de posición de la Administración regional, la inacción de la Diputación provincial y, muchísimo menos, permanecer impasibles ante el abandono estructural y la clarísima falta de compromisos del Gobierno central con la ciudad”, han recalcado.