El primero de los cursos se ha celebrado el pasado fin de semana en la localidad de Illescas, al que seguirán cinco más, en los fines de semana del mes de julio, en los municipios de Sonseca (01/07/2017), Villacañas (08/07/2017), (15/07/2017), Navalcán (22/07/2017) y San Martín de Pusa (29/07/2017).

Cada curso contempla ocho horas de formación sobre reanimación cardiopulmonar (RCP) y uso del desfibrilador semiautomático externo (DESA).

La metodología que se propone para el desarrollo de los diversos contenidos de los cursos se basa en el papel activo que desempeñará el alumno o alumna en la búsqueda y asimilación de conceptos mediante un trabajo participativo y práctico, a partir de simulaciones y entrenamiento de situaciones habituales en la atención de primer nivel.

Los objetivos de los cursos pasan por trasladar a los participantes los antecedentes de la reanimación cardiopulmonar y la desfibrilación automática, identificando los órganos principales del aparato respiratorio y circulatorio, conociendo los diferentes ritmos de la parada cardíaca (fibrilación ventricular, asistolia y actividad eléctrica sin pulso).

Del mismo modo, resulta esencial conocer el uso adecuado del desfibrilador externo semiautomático, con sus posibles variantes y secuencia y los aspectos comunes recogidos por la legislación española acerca del uso del manejo del desfibrilador.

Los cursos son impartidos por monitores del área sanitaria, competentes en socorrismo y primeros auxilios, con experiencia práctica como docentes y con habilidades de trabajo en equipo y comunicación.

Desfibriladores

Los cursos impartidos son esenciales, como paso previo, a la instalación definitiva de un total de 160 desfibriladores que la Diputación de Toledo proveerá con una inversión de 250.000 euros.

Estos aparatos tendrán como destino las entidades locales u organismos autónomos administrativos, así como instalaciones y centros dependientes de la Diputación provincial.

La instalación definitiva de los DESA en la provincia será determinante para prevenir situaciones de riesgo derivadas por la muerte súbita de los deportistas, provocada por taquicardias o desfibrilaciones ventriculares.

Los cursos de formación, por tanto, son complementarios y esenciales para la dotación posterior de los desfibriladores semiautomáticos externos, con el único fin de salvar vidas.

La Diputación provincial subvenciona la adquisición de estos aparatos a los ayuntamientos por tramos de población, asumiendo la Institución el coste de un 70 por ciento para municipios menores de 1.000 habitantes, del 65 por ciento para poblaciones de entre 1.001 y 2.000 vecinos, el 60 por ciento para la franja de 2.001 a 3.000 habitantes, el 55 por ciento entre 3.001 y 5.000 y el 50 por ciento para las localidades superiores a 5.000 habitantes.