Según el escrito de acusación de la Fiscalía, al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos se remontan al 17 de mayo de 2016 cuando el procesado fue sorprendido en un control de la Guardia Civil con una roca de cocaína de más de 20 gramos en la zona de los pedales del vehículo.

Una sustancia que, según el Ministerio Público, P.E.R. pretendía destinar a la distribución en dosis entre terceros a cambio de precio. La sustancia, para la Fiscalía, habría alcanzado un valor de 4.377 euros, ya que se podrían haber distribuido 217 dosis.

Los hechos son para el fiscal constitutivos de un presunto delito contra la salud pública, y pide para el procesado, junto a los cuatro años de prisión, una multa de 5.000 euros y un mes de privación de libertad en caso de impago.