El Gobierno local expresa así su apoyo al reconocimiento de este escultor palentino que desarrolló gran parte de su producción artística en Toledo, homenaje al que también han asistido el consejero de Educación, Ángel Felpeto; el director de la Real Academia, , y el presidente de la , .

Victorio Macho (1887-1966) mantuvo una estrecha relación con la ciudad de Toledo, en la que murió en 1966. En los años cincuenta instaló su vivienda y taller sobre la denominada ‘Roca Tarpeya’, un espacio situado en plena Judería con amplias vistas al valle del Tajo.

Rehabilitado en los años ochenta como museo, hoy alberga una representativa colección escultórica y también obra gráfica, así como la sede de la Real Fundación de Toledo, que ha convertido a este complejo en uno de los núcleos culturales de la ciudad.