El acusado, separado de la madre y que tenía una orden de alejamiento de su expareja, ha relatado que veía a la menor fines de semana alternos y los miércoles, según el régimen de visitas establecido, y que la niña tenía una habitación propia en casa de sus tíos en Yuncos. Sus tíos, él y su hija, ha comentado, dormían juntos en la primera planta del chalé.

Ha asegurado que él estaba vestido “en los casos puntuales” que dormía con la menor y ha negado que le realizara tocamientos y que entrara desnudo en el cuarto de baño cuando su hija se estaba duchando. No obstante, ha recalcado que en alguna ocasión se ha duchado con su hija cuando era pequeña, igual que hace ahora con otro hijo. Además, ha apuntado que “jamás” ha mostrado un carácter agresivo con la pequeña y ha asegurado que “en ciertas ocasiones” era demasiado permisivo con ella.

También ha negado que él le dijera a su hija que estaba enamorado de ella y que se quería casar y tener hijos con ésta. Reconoce que, a pesar de que sabía que no podía aproximarse al colegio de la menor por la orden de alejamiento de su expareja, el 14 de febrero de 2013 fue, junto a su hermana, se acercó al centro a entregar flores a su hija por el Día de San Valentín, algo que enmarca en la normalidad porque en su familia es tradición regalar de hijos a padres, es más, su hermana ese mismo día entregó otro ramo a su madre.

Igualmente, ha dicho que no tenía celos de los compañeros de su hija y que no se enfadaba cuando sus amigos saludaban a la pequeña delante de él, manifestando que eso nunca ocurría porque él no podía ir a buscar a la menor al colegio porque salía más tarde de trabajar.

Ha explicado que tenía dificultades para tener un régimen de visitas continuado por las denuncias que interponía la madre y ha sostenido que cuando pidió la guarda y custodia de su hija fue porque en un momento de la vida de su hija la vio “mal”. Así, el acusado ha declarado que no se presentó al juicio por ese asunto ya que le pareció “absurdo” ya que su hija le había denunciado ya por un presunto delito continuado de abuso sexual.

Seguidamente, ha negado que él quisiera enfrentar a su hija con su madre y se ha defendido diciendo que él pedía a su hija que se llevara bien con la pareja de su madre. Asimismo, ha definido a su hija como “recelosa” de las parejas que tuvieran su madre y él.

(Habrá ampliación)