A preguntas de los periodistas, García Élez ha avanzado que la abundancia de algas del río por la escasez de caudal ecológico a lo que se suman las nubes de mosquitos, están provocando un problema de salud en la ciudad.

“No estamos solo hablando de que desde un punto de vista de sostenibilidad y medio ambiente necesitamos que el río lleve agua, es que también estamos hablando desde un punto de vista de salud pública y es que Talavera tiene un problema por el estado del río Tajo”, ha señalado.

En este sentido, la alcaldesa ha recordado las cinco sentencias del que obligan a establecer un caudal ecológico en el río, por lo que “hay que pedir y exigir que esas sentencias se cumplan por un problema de salud pública”.

De hecho, ha insistido en los problemas que esta situación está ocasionando a los empresarios de la ciudad, “con mosquitos a diario y con una situación realmente complicada”.

García Élez ha mantenido que es necesario que la CHT autorice la fumigación, “garantizando la seguridad”. “Como alcaldesa no voy a permitir que el estado del río provoque un problema de salud a los propios ciudadanos”, ha concluido.