Así ha reaccionado la alcaldesa después de que el alcalde de Alcalá y presidente de la Mancomunidad del Este, , haya anunciado que llevarán los residuos de los 750.000 habitantes de una treintena municipios mancomunados a la planta de Toledo, a 100 kilómetros, si no les permiten tratarlos en el cercano vertedero madrileño de Valdemingómez a partir del 27 de diciembre, fecha en la que se llena por completo el vertedero de Alcalá.

A preguntas de los medios, la primera edil toledana ha asegurado que eso “no se va a producir” en la ciudad ya que es “insostenible” desde el punto de vista medioambiental, pues el Ecoparque de Toledo no tiene espacio suficiente para acoger los residuos de otra comunidad. “Lo primero es la ciudad de Toledo y la provincia”, ha dicho.

Además, ha advertido de que Toledo “desde hace muchos años” lleva “aguantándose entre comillas” por las aguas contaminadas del río Jarama, por lo que no está dispuesta a que la ciudad de Toledo sea el depósito de la basura y los residuos de otra comunidad autónoma.

“Lo más normal”, ha explicado, es que cada comunidad autónoma asuma sus competencias, al tiempo que ha pedido a la Mancomunidad del Este y a la Comunidad de Madrid que arreglen sus diferencias y que sus residuos se queden en su territorio “como marca la ley”.

Ha insistido en que en el Ecoparque de Toledo caben los residuos de la ciudad y de la provincia, que “son muchos”. “Yo no quiero basura de otros sitios, ya bastante tenemos con las aguas contaminadas del río Jarama” que llegan al río Tajo a su paso por Toledo.

Finalmente, ha dejado claro que el alcalde de Alcalá es compañero en la Red de Ciudades Patrimonio y amigo pero “él defiende su ciudad y yo defiendo la mía y a mí nadie me va a ganar a defender la mía”, ha sentenciado.