Gregorio ha destacado que “los programas de ayuda alimentaria constituyen una labor esencial de atención a las personas más desfavorecidas”, a la vez que destacado la “colaboración imprescindible” y la Federación Española de de Alimentos (FESBAL), en este caso de Toledo, en la tarea de hacer llegar los alimentos a quienes los necesitan

Gregorio ha agradecido a los voluntarios que trabajan en el reparto, tanto de la como de , que a través de sus 10 centro de almacenamientos y distribución en Castilla-La Mancha se encargan de almacenar y repartir estos productos por toda la comunidad.

Los alimentos son de carácter básico, poco perecederos y de fácil transporte y almacenamiento. La cesta de alimentos incluye arroz, lentejas, leche, aceite de oliva, atún en conserva, pasta alimenticia, tomate frito, crema de verduras deshidratada, galletas, judías verdes en conserva, fruta en conserva sin azúcar añadido, tarritos infantiles, cereales infantiles y leche de continuación en polvo.

Los alimentos se distribuyen en tres fases, una ya concluida el pasado mes de mayo, donde se colocó la cuarta parte del total; una segunda que se está desarrollando ahora, del 40%; y una tercera fase en el mes de febrero, que servirá para dar salida al 35% restante.

EL PROGRAMA DE AYUDA ALIMENTARIA

El Programa de ayuda alimentaria a las personas más desfavorecidas de la UE tuvo su origen a finales de los años ochenta como consecuencia de las olas de frío que azotaron Europa en 1986 y 1987, afectando principalmente a la población más desfavorecida y con menos recursos.

Por ello, decidió hacer uso de los productos almacenados, consecuencia de las medidas de intervención de la Política Agraria Común, en los organismos de intervención de los Estados miembros, para transformarlos en alimentos destinados a las capas más desfavorecidas de la sociedad.

En España, el , a través del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) ha venido implementando los planes de ayuda alimentaria desde el año 1987 de forma ininterrumpida.

Estos programas de ayuda alimentaria han estado hasta 2013 financiados en un 100% con fondos procedentes de la Política Agraria Común de la Unión Europea.

El Programa de ayuda Alimentaria 2015 se entronca en el nuevo marco financiero de la UE 2014 - 2020, por lo que se financia dentro de la política social y de cohesión de la Unión Europea, con cargo a un nuevo instrumento financiero como es el Fondo de Ayuda Europea para las Personas más Desfavorecidas (FEAD).

Este Fondo contempla, como novedad, actuaciones para contribuir a la inclusión socio laboral de las personas desfavorecidas que reciben alimentos, de cuya implementación se encarga el ,