Según el escrito de acusación de la Fiscalía, al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos se remontan al 31 de enero de 2017 cuando en un control policial establecido a la altura del kilómetro 109 de la N-V fue interceptado el vehículo en el que viajaba el acusado en el que se encontró la droga que tenía “para su venta a terceros a cambio de dinero”.

Para el fiscal, estos hechos son constitutivos de un delito contra la salud pública en su modalidad de sustancias que causan grave daño a la salud del que es responsable el acusado, por lo que solicita una pena de cuatro años de prisión.