Se trata, según ha informado el Museo en nota de prensa, de una iniciativa innovadora porque nunca antes un colectivo de personas con discapacidad intelectual había abordado un proyecto de estas características: diseñar y realizar los objetos de ‘merchandising’ de un museo.

Rupturista, porque deja de lado las convenciones: “El proceso creativo de estas personas ha estado casi siempre oculto y es infravalorado en el mundo artístico”, declaran los responsables de Down Toledo. Y ante todo es libre, por la espontaneidad de la que hacen gala estos creadores y porque han sido ellos mismos quienes han elegido las obras de la colección que más les inspiran para interpretarlas y estamparlas en los artículos.

Sus emblemáticos dibujos, sorprendentes y espontáneos, han sido imprimidos en objetos como camisetas y bolsas de tela, salvamanteles y tazas, azulejos imantados, un bloc de notas, estuches o neceseres y una caja de lápices. Se ha puesto además especial hincapié en el respeto al medio ambiente utilizando para su elaboración materiales ecológicos y reciclables.

Han sido íntegramente diseñados y manualmente realizados por las nueve personas con discapacidad intelectual, la mayoría con síndrome de Down, que trabajan en los talleres de ocupación del colectivo toledano, donde se ha llevado a cabo desde la tipografía hasta la serigrafía y la estampación.

La colaboración de CORPO con el colectivo Down Toledo es una vez más demostrativa del deseo de la Fundación Colección de abrir los horizontes de esta histórica y rica ciudad hacia el futuro. Adelantándose sin complejo a los tiempos por venir, tal y como hicieron con su obra los artistas de las vanguardias históricas que el museo expone en sus salas.