La muestra “es una añoranza a siglos atrás, siglos donde esta ciudad fue centro neurálgico de un mundo oculto y encriptado, en el cual sólo se podían obtener respuestas en los diferentes manuscritos traducidos a diversas lenguas a través de logias y órdenes secretas”, afirma el autor en la presentación del montaje, que se puede ver hasta el 28 de enero en la Cámara Bufa, ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

Marcos Álvarez es un joven artista multidisciplinar que ha estudiado diseño gráfico y de interiores en , y , residiendo y trabajando unos años en Ámsterdam. Sus primeras intervenciones artísticas fueron a través del grafiti y arte callejero, compaginándolo con ilustración, modelismo, escenografías y, ahora, con la pintura abstracta moderna.