En su escrito semanal, el arzobispo ha incidido en que esta asignatura “posee una clara ideología de género como medio casi único de luchar contra esta nefasta violencia”.

“Sin duda estamos ante una manera equivocada de combatir la desigualdad o, al menos, que no tiene en cuenta lo que es el ser humano, mujer y hombre”, ha opinado Rodríguez.

Por ello, ha señalado que existen “otros medios de combatir esa lacra de violencia contra las mujeres”, apostando por “huir del pensamiento único y abrirse a soluciones más acordes con lo que es el ser humano”.