En la provincia de Toledo, durante la primavera apenas ha llovido un tercio de los 110 litros por metro cuadrado que suelen caer en esta época, ha informado Asaja de Toledo en nota de prensa, a lo que hay sumar la falta de lluvias durante el invierno y la escasa incidencia de las precipitaciones de verano.

Los ganaderos con explotaciones extensivas se enfrentan a un incremento en los gastos de producción por la falta de pastos y por las dificultades para abrevar al ganado, lo que les ha llevado, según la organización agraria, a recurrir al abastecimiento de agua por medio de cubas de agua.

Asaja de Toledo ha insistido en la necesidad de seguir el ejemplo de otras comunidades autónomas como y , que está ayudando a los ganaderos subvencionando estructuras para el abastecimiento de agua tales como balsas de almacenamiento y equipos como cisternas o abrevaderos móviles.

El Comité Ejecutivo ha coincidido con el delegado provincial de Agricultura en que urge trabajar en proyectos de abastecimiento de agua que incidan en la renovación de infraestructuras hídricas “obsoletas” y en la optimización de recursos, de manera que, con igual cantidad de agua, se pueda aumentar la superficie de riego en la provincia.

Por otro lado, Asaja también ha transmitido al delegado provincial la importancia de que haya una mayor coordinación entre las delegaciones de la Consejería de Agricultura de la región y que todas sigan los mismos criterios para evitar agravios entre los agricultores y los ganaderos de las distintas provincias.

Asimismo, se ha hablado de los retrasos en la resolución de expedientes que se dan en la provincia de Toledo por falta de personal, ha denunciado la organización agraria, tanto en la Delegación de Agricultura como en las oficinas comarcales agrarias, que requerirían incrementar su plantilla para poder hacer frente a la carga de trabajo actual.