El Gobierno local ha reiterado el compromiso social y político que mantiene desde hace años con la a través de un convenio y de la ayuda destinada a través de la Concejalía de Cooperación y ha agradecido el “apoyo y la solidaridad” de las familias acogedoras que son “el pilar de este programa”, según ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

El acto de bienvenida ha contado con la presencia del Delegado del Pueblo Saharaui en Castilla-La Mancha, , y la presidenta de la Asociación de ‘Amigos del Pueblo Saharaui’ de Toledo, , quienes han celebrado que “un año más, haya familias dispuestas a abrir sus casas para que estos niños pasen dos meses de verano en una situación cómoda y lejos del tremendo calor que pasan en los campamentos saharauis”, con temperaturas cercanas a los 50 grados en estos días.

Garrido ha deseado que este sea “un año más y también un año menos” de esta situación política que soportan estos menores y sus familias, fruto de “una injusta e ilegal ocupación”. También ha dicho sentirse “emocionada de volver a ver la sala Capitular llena de banderas saharauis” y ha mantenido que entre los objetivos de su asociación se encuentra también la difusión de la causa política para darle “más visibilidad” y que también “se conozcan las constantes vulneraciones de los derechos” que sufren los saharauis.

De otro lado, la viceportavoz municipal ha expresado que la celebración de este día es “una de los más bonitas” del año y ha tildado el programa de “muy necesario”, entendiendo que “será muy satisfactorio” y agradeciendo el compromiso que contraen las familias toledanas de acogida para que estas vacaciones “sean lo mejor y repitan”.

El edil de Servicios Sociales, Javier Mateo, ha lamentado vivir “en un tiempo de muchas palabras y pocos hechos” y ha aludido a la “deuda política, ética y moral” que España tiene con el pueblo saharaui, al que este viernes las familias toledanas brindan toda “una lección de solidaridad y justicia”.