La intervención ha consistido en corregir las escorrentías pluviales que habían horadado las superficies térreas del talud y la cuneta, con una estabilización mediante un recubrimiento de mampostería sobre la base de hormigón y el revestimiento de la cuneta con hormigón y canto rodado para así ofrecer una imagen homogénea y acorde con el entorno patrimonial, según ha informado el Consistorio toledano en nota de prensa.

De hecho, en el recubrimiento con mampostería se ha tenido “especial cuidado” en la colocación de la piedra, similar a la pizarra, para que esta respetase la misma forma que tiene la muralla adyacente de la zona.

Tal y como ha apuntado la concejal de Obras y Servicios Medioambientales, , el objetivo de esta intervención ha sido devolver la funcionalidad perdida por el uso y recuperar la seguridad de los usuarios. Con ella, se da respuesta a una petición de los vecinos y vecinas que utilizan este acceso de la senda ecológica y se ofrece una mejor imagen de la ciudad.

Además de esta actuación, el proyecto incluye también mejoras en otras zonas del barrio antiguo, como la que se está llevando a cabo en la plaza de Don Fernando, en la que se va a dotar de mayor espacio para la circulación de vehículos en doble sentido, para lo que el Ayuntamiento ha proyectado un nuevo muro de contención, la mejora de la acera y de los aparcamientos para residentes.