“Esta misma semana, sin la preceptiva autorización municipal —ni siquiera informó al Ayuntamiento, que al parecer ni se ha enterado— ha decidido recortar en 29 horas semanales el servicio de limpieza de la estación de autobuses, con el sorprendente argumento de que así estará más limpia. Que de paso recorte en 300 euros el salario mensual de tres trabajadores debe ser casualidad”, ha señalado en nota de prensa el responsable regional de Negociación Colectiva de CCOO-Construcción, .

Según explica, Ferrovial Servicios (Ferroser) se hizo con la contrata de la limpieza de los colegios y sedes municipales de Toledo hace dos años. “Desde entonces, la plantilla que atiende a este servicio, algo más de cien personas, mayoritariamente mujeres, está sometida a todo tipo de arbitrariedades, a constantes cambios de condiciones laborales, a cambios de centros de trabajo, a alteraciones horarias, a recortes de jornada, a sobrecargas de trabajo por no cobertura de bajas y a mermas salariales”, ha añadido.

“De pronto, aparecen supuestas quejas sobre la calidad del servicio que jamás se habían producido antes; al tiempo que faltan a menudo mopas, aspiradoras, productos de limpieza e incluso la ropa de trabajo”, señala , quien añade que, pese a que figuran en el pliego, “ya no se hacen limpiezas generales de los colegios aprovechando las vacaciones escolares”.

Actuaciones todas ellas, según indica, que “contravienen” el pliego de condiciones, “además de degradar las condiciones laborales de las personas adscritas al servicio, sometidas a las decisiones arbitrarias de los gestores locales de esta empresa del ”.

“En diciembre de 2018, cuando Ferroser ya llevaba un año gestionando este servicio y sus trabajadores sufriéndolo, acudimos al juzgado a denunciar a esta empresa por un montón de motivos. En la misma puerta del juzgado, Ferroser y el comité de empresa llegaron a un acuerdo sobre la regulación de la jornada de trabajo, acuerdo que se ratificó ya dentro de la sede judicial; y que ahora la empresa ha vuelto a modificar, de forma unilateral y, una vez más, al parecer también sin conocimiento de las autoridades municipales”, argumenta.

A ello añade que el pasado mes de octubre los sindicatos se reunieron con el concejal responsable, , al que le expusieron los “múltiples, abusivos y a menudo hasta irracionales” problemas laborales que adornan la gestión por parte de Ferroser de este servicio público municipal. “El dossier ha engordado un poco más desde entonces, pero del concejal nunca más supimos”.

“Cuando pudimos trasladar la queja a la alcaldesa, , admitió que la contrata genera conflictos que hay que abordar, pero el equipo de Gobierno municipal sigue escurriendo el bulto. Ya es hora de que afronte el problema, es su responsabilidad”, concluye.