La actuación ha consistido en la instalación de una zona de merendero, así como papeleras y bancos situados a lo largo de toda la senda peatonal que rodea el parque. El objetivo de esta iniciativa es ampliar las posibilidades de uso de esta zona verde, permitiendo una estancia más cómoda a los usuarios, ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

El alcalde, , ha señalado que “gracias a este proyecto”, han convertido un espacio difícil de transitar en un parque que respeta el paisaje natural propio del bosque de ribera, destinado al ocio y al disfrute de todos los ciudadanos”.

Por su situación, muy cercana al casco urbano, esta zona estancial ha adquirido un “papel integrador y de continuidad entre el casco y la ribera del arroyo, además de mejorar sensiblemente la imagen del acceso a Seseña desde Toledo”.

Con esta medida se continúa el proyecto de restauración ambiental de este espacio, que comenzó, en temporadas anteriores, con la retirada de los árboles secos, la regularización del terreno y el suavizado los taludes existentes. Después, se llevó a cabo la restauración del paisaje con la plantación de especies autóctonas, tanto arbóreas como arbustivas, propias del bosque de ribera.

Con este proyecto se ha dado continuidad al tránsito de peatones entre el casco urbano y este espacio natural. La senda facilita, también, “un mayor uso de toda la superficie del parque, al mejorar la comodidad y la seguridad para los peatones”.