En rueda de prensa, la portavoz del equipo de Gobierno, , ha informado de que el alcalde, , ha firmado el decreto por el que se permite a la familia exhumar los restos de con algunos condicionantes, ya que en el lugar de la exhumación podrían encontrarse también los restos de otro fusilado cuya familia discrepa de la exhumación.

En este sentido, la portavoz ha explicado que una de las condiciones es que durante la cata de búsqueda de los restos y la exhumación estén presentes representantes de ambas familias y del Ayuntamiento, además del equipo especializado, por lo que si aparece “más de un cuerpo, se paralizaría la exhumación” para respetar la voluntad de la otra familia.

Rodríguez ha señalado que es la primera vez que se lleva a cabo una exhumación de este tipo, según consta en la documentación del Ayuntamiento, y que se ha tratado de un tema “complejo” precisamente al no existir ningún documento en el Archivo municipal sobre el caso de Enrique Horcajuelo.

Además, ha concretado que la excavación deberá realizarse en el lugar referenciado por la familia, según un testigo oral de alguien que presenció el fusilamiento de Enrique Horcajuelo y que le mostró a la familia el lugar “exacto” donde se encuentran los restos, junto a la fosa común; y se llevará a cabo por medios manuales y por personal especializado.

UN “HITO” PARA LA FAMILIA

Para dicha excavación, se comunicará al Ayuntamiento el día y la hora señalados, al menos diez días hábiles a su realización, y que según ha declarado a , el nieto de Enrique Horcajuelo, , podría ser entre la primavera y el verano.

A este respecto, Miguel ha mostrado la satisfacción de la familia por una autorización que considera un “hito” en Talavera, después de más de seis años de lucha para lograr recuperar los restos de Enrique, fusilado el 17 de octubre de 1942, y darles sepultura en el cementerio de (), donde reside su hija, Enriqueta Horcajuelo, y en el que está enterrada su mujer.

Precisamente, Enriqueta Horcajuelo se trasladó a la ciudad el pasado noviembre de 2017, para pedir en el pleno la autorización de la exhumación, algo a lo que se comprometió el alcalde, Jaime Ramos.

Por último, Miguel ha querido expresar el agradecimiento de la familia aunque con el “dolor” de haber tenido que esperar tantos años para poder buscar los restos de su abuelo, por lo que espera que se puedan permitir nuevas exhumaciones en un futuro en la fosa común del cementerio de Talavera.