El evento, organizado por la , el Grupo de Voluntariado Medioambiental y la Santa Elena, en colaboración con el Ayuntamiento de la localidad manchega, se retrasaba hasta pasada la una del mediodía esperando que pudiera levantar algo la niebla. Sin embargo, finalmente los bañistas han decidido darse el chapuzón desafiando así al termómetro.

Momentos antes algunos calentaban a pie de playa mientras otros, sobre todos niños y niñas, disfrutaban de un pequeño paseo en barca. Después llegaba el baño y la entrega de premios a “los más valientes”, lo que más tiempo aguantaron dentro del agua, Julián, y y a la bañista de mayor edad que, además, lleva ocho ediciones acudiendo a esta cita, Carmen.

Tras el remojón pudieron “entonar” el cuerpo con un caldo caliente ofrecido por la Casa Rural Santa Elena, cuya propietaria Mari Tere Rullo, ha sido la encargada de entregar las estatuillas de cerámica Peño a los ganadores.

En cuanto a la situación del complejo lagunar el alcalde, , ha trasladado a la (CHG), su petición de “mayor caudal” para esta Reserva de la Biosfera.

“La situación no es buena, llevamos tres años en déficit hídrico y desde la CHG no parece que vayan a darnos solución debido a la sobreexplotación del acuífero”, ha dicho Bolaños, añadiendo que además del carácter reivindicativo y lúdico, este Baño Invernal también sirve para “llamar la atención sobre la protección y respeto que se merece este paraje natural, así como para darle una mayor visibilidad, desde el punto de vista turístico”.

Bolaños, que este año no pensaba participar en el baño, al final se ha decidido y ha acompañado al grupo en el chapuzón, ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

Por último, el concejal de Agricultura y Medioambiente, , ha lanzado también un llamamiento a la CHG para poder recuperar el caudal histórico de 180 hectómetros cúbicos y del que ahora “no nos llega ni la mitad, lo que provoca que cada año el nivel del complejo lagunar vaya decreciendo”.