Esta abadía mantiene un estrecho vínculo con desde tiempos visigodos (siglos VI-VII d.C.), época durante la cual la localidad francesa era una provincia más del Reino Visigodo, con capital en Toledo, denominada Septimania, ha informado en nota de prensa el Gobierno regional.

La abadía de Saint-Gilles fue fundada, según explica la leyenda, por el rey visigodo Wamba en el siglo VII en compensación por haber malherido por error al ermitaño Saint Gilles mientras cazaba.

Desde entonces, el gremio de Hortelanos, único gremio medieval que se mantiene vivo en la ciudad, conserva una estrecha relación con la antigua Septimania, en la que la iglesia abacial de Saint Gilles sirve de centro de afianzamiento de ese largo y estrecho hermanamiento.

Este vínculo hoy día se ve reforzado, además, por la Cofradía Internacional de Investigadores toledana, la Ilustre Hermandad de Caballeros y Damas Mozárabes de Toledo, así como por el Profesor , el cual encabeza el hermanamiento como miembro de la Cofradía Internacional de Investigadores del Corpus Christi, académico de la , Socio de Honor de la y ‘Ciudadano de Honor’ de la capital regional desde noviembre de 2006.

Durante la tarde de este sábado ha tenido lugar el acto más representativo de este encuentro de vinculación amistosa y cultural, con la recepción de los peregrinos de Toledo en la que además de la viceconsejera han participado el deán de la Catedral de Toledo, , así como representantes del gremio de Hortelanos de Toledo; de la Cofradía Internacional de Investigadores y de la Ilustre Hermandad de Caballeros y Damas Mozárabes de Toledo.