Dirigida a estudiantes, técnicos y profesores y abierta al público general, la actividad incluye la presentación del proyecto Bioregio, impulsado desde el Gobierno regional, y la exposición del profesor sobre su proyecto de I+D+i para fabricar áridos ligeros a partir de residuos mineros e industriales, según ha informado la UCLM en nota de prensa.

En la inauguración, el delegado del rector para Sostenibilidad Ambiental, ha recordado que el pasado 28 de noviembre las Cortes de Castilla-La Mancha aprobaron la Ley de Economía Circular, una norma “pionera” en España.

“Nos ha parecido adecuado acoger en la Universidad esta primera jornada en la que se explicarán los aspectos básicos de la Ley y las iniciativas que se están desarrollando en torno a ella, además de cuestiones relacionadas con el futuro inmediato puesto que se tendrá que desarrollar una estrategia en el plazo de un año”, ha comentado.

Asimismo, ha señalado el interés del tema en un campus donde se imparte el Grado Ciencias Ambientales, “una carrera especialmente conectada con la economía circular porque uno de los aspectos claves de esta norma será el desarrollo de perspectivas para empleo verde”.

UN CONCEPTO “PRIORITARIO” PARA EL

También ha participado la directora general de Economía Circular, , para quien esta jornada es una “buena oportunidad” de cara a abordar la economía circular, que “está llamada a desplazar al actual modelo de economía lineal”.

En ese sentido, ha destacado que la economía circular, un concepto “prioritario” para el Gobierno regional, contribuirá de forma positiva en el medio ambiente, la economía y la salud, ha informado la Junta en un comunicado.

Durante la jornada se han presentado algunos de los resultados de la primera fase del proyecto europeo ‘Bioregio’ en el que la Junta de Comunidades participa y cuyo objetivo principal es el impulso de la economía circular y los flujos de residuos orgánicos.

Un proyecto iniciado en el año 2017, financiado a través del , a través del cual se han podido intercambiar y conocer buenas prácticas llevadas a cabo en los diferentes países socios del mismo y concretar un plan de acción regional con prácticas concretas sobre economía circular.

Por último, se ha hablado de innovación, desarrollo e investigación, ya que la transición al modelo de economía circular, ha indicado Marta Gómez, requiere del desarrollo de nuevas tecnologías, productos y servicios y de cambios en procesos empresariales.