En este sentido ha destacado que Castilla-La Mancha cuenta con más de 2.000 militares afectadas por la problemática de la ley de Tropa y Marinería de 2006 que señala la salida profesional de las Fuerzas Armadas a los 45 años.

Así lo ha indicado el presidente, en declaraciones a los medios este lunes en , después de reunirse con , donde ha indicado que a nivel nacional hay unas 20.000 personas afectadas por un problema “nivel general que va a ir creciendo paulatinamente año a año”.

“Hoy en día por tener 45 años tienes que abandonar las Fuerzas Armadas sin haber cumplido una serie de requisitos que vienen en la ley como son las certificaciones profesionales y el nivel académico”, ha señalado Tamame.

El presidente de la asociación ha transmitido también al vicepresidente segundo de la Junta otras problemáticas como que se guarden una serie de plazas en la Administración “como recoge la ley”, además del problema de guarderías en todas las unidades de Castilla-La Mancha o la carencia de transportes públicos a las bases.

SIN COSTE ECONÓMICO

García Molina ha señalado que en Castilla-La Mancha se puede hacer el reconocimiento de las competencias y la experiencia de trabajo ya que “no tiene coste económico”, al tiempo que ha indicado que es una cuestión de “voluntad política”.

El vicepresidente segundo ha asegurado que alguien que ha estado trabajando en un ámbito más de 20 años “es muy fácil reconocerle las competencias profesionales”, además ha dicho que podría estudiarse el reconocimiento de titulaciones oficiales “que compensen esa experiencia profesional”. También ha señalado que en la oferta de plazas públicas se pudiera reconocer la experiencia, algo que “a día de hoy en Castilla-La Mancha no está reglamentado”.

García Molina también se ha referido al déficit de guarderías públicas en Castilla-La Mancha, algo “ampliable a casi todo el país”. Por ello ha pedido hacer unas políticas para darle “una vuelta importante” a la situación.

En el caso del transporte público ha indicado que desde Podemos han hablado con “mucha gente” de las Serranías y del mundo rural “que se queja de que no hay transporte público”.

En este sentido ha dicho que las empresas dicen que “no son rentables los servicios”, por ello ha pedido buscar unas “políticas inteligentes que permitan equilibrar la sostenibilidad y que la gente pueda vivir en sus municipios”.