Así se desprende de la Memoria Económica correspondiente al ejercicio 2018 que ha sido presentada este jueves en rueda de prensa por el vicario general de la Archidiócesis toledana, César , el director de Cáritas Diocesana de Toledo, , y el administrador, .

En concreto, Cáritas atendió directamente a 15.333 personas, un 37,6% más que en 2017, si bien la acción social de la entidad repercutió en 34.463 personas durante el pasado año.

De las iniciativas sociales de Cáritas Diocesana de Toledo, se han beneficiado 1.795 personas sin hogar y 982 desempleados. Además, el área de Animación al Territorio registró 24.685 beneficiarios, el de Inclusión (Cáritas Integra y Virgen de Coromoto) alcanzó los 1.750 y el de Economía Social () sumó 3.900. Igualmente, del área de Familia, con proyectos como Máter o Rompe tu Silencio, apoyó a 1.224 personas, mientras que en el centro Hogar 2000 asistió a 34 personas.

Los ingresos de Cáritas Diocesana de Toledo ascendieron a 4 millones de euros, de los cuales 2,2 millones proceden de subvenciones y 846.564 euros de donativos y colectas. En este capítulo, las fuentes de financiación privadas representaron el 53,96%, al tiempo que la ayuda pública representó un 46,04%.

Mientras tanto, los gastos fueron de 3,71 millones de euros, de los que 2,4 millones se destinaron a la gestión de proyectos y más de medio millón a ayudas directas.

El programa con mayor inversión es el de Acogida y Asistencia con 1,23 millones de euros, seguido del de VIH-SIDA (Hogar 2000) con 761.693 euros y el de Personas sin Hogar con 443.893 euros. Integrada por 142 Cáritas parroquiales y una interparroquial, Cáritas Diocesana de Toledo cuenta con 1.775 voluntarios y una plantilla de 90 trabajadores. En la actualidad está desarrollando 51 programas.

“COMPROMISO DE TRANSPARENCIA”

El vicario general de la Archidiócesis ha sostenido que esta Memoria quiere ser muestra del “compromiso de transparencia y de responsabilidad de la Iglesia”. En esa línea, ha mencionado que esta entidad ayuda a los más vulnerables y, entre ellos, ha citado a las mujeres que son “explotadas como mercancía”, a las que sufren esa “plaga maldita” de la violencia por parte de sus parejas y a las que se sienten abocadas a la “solución fácil cuando se ven en la circunstancia de ser madres”.

También, a los inmigrantes y, en este punto, César García Magán ha criticado los “problemas prácticos” que, a su parecer, presenta la legislación nacional en esta materia. En ese sentido, ha reclamado una actualización de las leyes de inmigración y de reagrupamiento familiar que hacen “casi imposible, de hecho, esa realidad”.

RENTA MÍNIMA

Preguntado por la propuesta de la (AIReF) de implementar una renta mínima estatal, ha considerado que las “soluciones mágicas no existen”.

“Si tú te limitas a dar un importe económico a una persona y no la implicas en su proceso de promoción personal y simplemente una persona por el simple hecho de nacer tiene derecho a 400 euros se convierte en un absurdo y en una desmotivación para el que, a lo mejor, trabajando con mucho esfuerzo en empleos precarios gana esos mismos 400 euros”, ha indicado el director de Cáritas Diocesana de Toledo.