Estas propuestas reconocen y defienden siempre la verdad y la dignidad auténtica de la persona humana.

Ante las próximas citas electorales Cáritas Diocesana de ha elaborado un documento con ocho propuestas para los partidos políticos que se basan en la construcción de una sociedad más justa y más humana, con soluciones adecuadas a los graves problemas socioeconómicos que padece la sociedad española.

Estas propuestas reconocen y defienden siempre la verdad y la dignidad auténtica de la persona humana, porque según el equipo directivo de Cáritas Diocesana de Toledo, “sin ese reconocimiento y esa defensa no hay conciencia y responsabilidad social auténticas, como tampoco es posible gobernar, acertadamente, prescindiendo de Dios”.

Las ocho propuestas que se hacen llegar a los partidos políticos y a toda la sociedad española son: 1.- Apostar por la vida, no por la muerte; 2.- La familia natural, patrimonio de la humanidad; 3.- Reconocer que todos nacemos de una madre y un padre; 4.- Garantizar la educación, derecho y deber primordial de los padres; 5.- Erradicar la violencia contra la mujer; 6.- Acompañar la promoción integral de la persona humana; 7.- Acoger e integrar al inmigrante; y 8.- España y Europa, ámbito de paz y de derechos humanos.

Cáritas Diocesana de Toledo realiza una firme defensa de la vida humana en todas sus dimensiones y exige que los poderes públicos no solucionen los problemas causando la muerte de un ser humano. También se propone que se apoye a la familia fundada en un matrimonio estable entre un hombre y una mujer, arbitrando medidas concretas, como la promoción del acceso a la vivienda a los matrimonios jóvenes o el reconocimiento del trabajo y cuidados familiares en el hogar, entre otras iniciativas.

Por otra parte se solicita que se respete el significado esponsal de la diferencia sexual entre varón y mujer, así como el vínculo antropológico entre la sexualidad y la transmisión de la vida, erradicando de la acción educativa y política la ideología de género.

Asimismo se pide que se garantice una educación de calidad, centrada en la dignidad de la persona humana y en el derecho de los padres a elegir el modelo de educación integral que desean para sus hijos. Además que se apoye equitativamente a las familias que escogen centros educativos de iniciativa social y a legislar una regulación adecuada de la enseñanza religiosa escolar.

En relación a la violencia contra la mujer propone a los partidos políticos que se comprometan a luchar decididamente contra la violencia ejercida frente a la mujer en todos los ámbitos, desde el respeto a su dignidad esencial, con la adopción de medidas concretas contra la violencia hacia las mujeres, tanto mediante agresiones físicas como psicológicas, incluyendo la violencia psicológica contra las mujeres que embarazadas y el hijo que llevan en su seno.

La erradicación de la pobreza es otro de los compromisos que Cáritas Diocesana de Toledo presenta en el documento de propuestas, solicitando el remover los obstáculos para el acceso en igualdad de condiciones al trabajo y vivienda dignos y a la plena integración en la vida social.

Por lo que respecta al problema migratorio se pide abordar las causas reales del problema migratorio y buscar desde ahí las posibles soluciones, tanto a nivel nacional como internacional. En este sentido la acogida al inmigrante debe enfocarse siempre desde el reconocimiento de la dignidad humana y debe posibilitar su integración efectiva en la sociedad que le acoge y en los valores que la impregnan.

Y por último se propone que los partidos políticos se comprometan a fomentar la unidad y la fraternidad entre los españoles, erradicando de la política el uso con fines partidistas de la crispación, el odio, la desigualdad entre los territorios y el enfrentamiento entre españoles. Y que exista un compromiso para que Europa sea un ámbito de paz, de acogida y de respeto a los derechos de la persona.