Así lo ha indicado Marks Blackwood este miércoles en declaraciones a periodistas con motivo de la presentación a los medios de comunicación de esta muestra compuesta por fotos de gran formato que ella realizó en , y que ofrece el de Castilla-La Mancha ().

La artista norteamericana ha explicado que un día, regresando con su marido una noche a su casa, cerca del río , en Staatsburg (Nueva York), se sintió fascinada por el efecto visual de la nieve con las luces del coche y le pidió que se detuviera para tomar fotografías.

Esa noche fue el inicio, ha relatado, de esta serie de fotos. “Imágenes que, para mí, son muy personales, que me conmueven y que tienen mucho que ver con mi vida”, ha apuntado.

Marks Blackwood ha dicho que desea que los asistentes a esta muestra se conmuevan observando su obra y que empaticen y proyecten sus propias emociones e ideas sobre las imágenes.

En este punto, ha remarcado la diferencia entre su labor como productora de cine y su faceta como fotógrafa. “Cuando produzco una película, hay cien personas que trabajan conmigo, pero estas fotos son mías, no hay ningún equipo. Es un trabajo personal y útil”, ha manifestado.

“CAMINANDO POR TOLEDO, PODÍA SENTIR LOS FANTASMAS DE LA HISTORIA”

Precisamente, este martes la cineasta aprovechó su estancia en la capital de Castilla-La Mancha para pasear por las calles y, al caer la noche, no dudó en inmortalizar los cobertizos toledanos y otros rincones del Casco Histórico de la ciudad.

“Caminando por las calles de Toledo, podía sentir los fantasmas de la historia. La ciudad brillaba con las luces y con el sutil resplandor del cielo. Me di cuenta de todas las partes de historia que tiene esta ciudad. Yo no sabía mucho de Toledo y ahora necesito regresar y pasar más tiempo para descubrir”, ha señalado.

Las fotos de esta artista, ganadora de un premio Óscar y nominada hasta en nueve ocasiones por la Academia, esconden secretos o misterios que llaman a quien los contempla a descubrirlos o simplemente a imaginarlos.

Una faceta onírica que conecta su obra con el arte y que se podrá visitar hasta el próximo 8 de enero en la sala de exposiciones temporales.

CAPTAR LA LUZ INTERIOR, “MÁS MISTERIOSA”

A la comparecencia ante los medios ha asistido el vicepresidente de la Fundación , el coleccionista cubanoestadounidense Roberto Polo, quien ha destacado de Marks Blackwood su interés por captar la luz que viene del interior, en tanto que es “más misteriosa” que la procedente del exterior.

En este punto, ha dicho que para él supone “un gran honor” que un museo que lleva su nombre acoja esta exposición y ha anunciado que en dos semanas regresará con dos personajes “muy importantes” del mundo del cine y de la crítica de arte americana para visitar este museo y el del Prado.

También ha atendido a los periodistas el director artístico y fundador del Corpo, . Tras reconocer que una de las políticas del museo es “amplificar la mirada sobre artistas que ya están presentes”, ha indicado que las fotografías de Marks Blackwood van acompañadas de una leyenda en su afán por estimular la introspección y la interpretación subjetiva.

Además, ha anunciado que se va a convocar un concurso literario para que “cada uno de los visitantes o gente que accede a las fotos a través del catálogo envíe un relato”. Todo apunta que el premio de este certamen será, ha indicado, “una fotografía de Carolyn”.