El equipo de Gobierno municipal de Carranque ha mostrado hoy su disconformidad con la decisión del Gobierno regional, que ha notificado al ayuntamiento que no renovará el convenio para que la gestión del parque arqueológico siga siendo municipal.

La alcaldesa, , va a reclamar por escrito una reunión urgente con el Gobierno regional para que reconsidere su postura y mantenga la gestión municipal como ha solicitado el ayuntamiento desde la formación de la nueva corporación.

Además, Guzmán ha lamentado que en el escrito de notificación de resolución que firma la viceconsejera de Cultura y Deportes, , no se expliquen las razones que han motivado la resolución del convenio, “que se lleva a cabo de forma unilateral, sin tener en cuenta la opinión del ayuntamiento y el sentir de los vecinos de Carranque”.

En este sentido, ha añadido que durante el periodo de gestión municipal “el ayuntamiento ha cumplido escrupulosamente todas sus obligaciones como organismo gestor y ha obtenido un excelente resultado en la conservación y el mantenimiento de las instalaciones. Al adoptar esta decisión la Junta de Comunidades no ha tenido en cuenta cuál es la mejor opción, ni el mejor proyecto para garantizar la conservación del patrimonio de Carranque, desconocemos a qué motivos obedece la ruptura drástica e injustificada del modelo de gestión que tan buenos resultados ha dado hasta ahora”.

De la misma forma, ha insistido en que el ayuntamiento ha conseguido consolidar el equilibrio económico del parque y establecer una senda crecimiento y mejora continua, así como contribuir a la creación de empleo y la dinamización económica y turística de todo el municipio.

El ayuntamiento exigirá garantías de la adecuada gestión de la instalaciones

La alcaldesa ha afirmado que “el ayuntamiento estará vigilante para que la empresa concesionaria de la gestión, que según anunció el gobierno regional será Tragsa, cumpla con todas sus obligaciones y garantice una gestión adecuada de las instalaciones. Nos preocupa profundamente que el parque retroceda al peor momento de su historia, cuando el parque llegó a cerrarse siendo Tragsa la responsable de su explotación y cuando las instalaciones se utilizaban para fines muy distintos a los culturales”.

“No vamos a permitir que se dilapide el patrimonio de los carranqueños y de todos los castellanomanchegos por una gestión nefasta del parque, como ya ocurrió en el pasado, y después del esfuerzo y los recursos invertidos en superar esa etapa”, ha finalizado la alcaldesa.