Apagado el alumbrado del casco histórico de , los cofrades esperan, a la una de la madrugada, alumbrados por la tenue luz de sus farolillos, la salida de la imagen del Cristo de la buena muerte.

El silencio, la noche, y la belleza de la ciudad y de las imágenes elevan la Semana Santa toledana a su máxima expresión. Pero éste es sólo un ejemplo de las dieciocho procesiones, que, desde el viernes de , recorrerán las estrechas y sinuosas calles, en un alarde de pericia, esfuerzo, y devoción.

Las veinte hermandades no sólo organizan y desarrollan las procesiones, sino que son un verdadero reflejo la historia y cultura toledanas.

Como la de caballeros y damas mozárabes, las que se fundaron en los siglos XVI, XVII y XVIII, o las que han surgido a principios de nuestro siglo XXI. Fiesta de interés turístico internacional desde el 14 de marzo de 2014.

  • Semana Santa de Ocaña: Manteniendo un y un silencio que ha hecho famosa la Semana Santa de Ocaña, las diez cofradías que ayudan a celebrarla acuden, el Domingo de Ramos, a la procesión en que la Comunidad Gitana porta el paso. Las procesiones se suceden día tras día, haciéndose especialmente intensa la de Viernes Santo, donde se representan las tres caídas de Cristo, mediante sus imágenes articuladas, entre un sepulcral silencio.

La Hermandad de los Armados es especialmente notoria entonces, por los petos y yelmos de armadura que visten. También los nazarenos, que en cumplimiento de sus promesas arrastran cadenas, con los pies descalzos. Una devoción que en Ocaña se remota cuatrocientos años hacia el pasado. Fiesta de interés turístico nacional.

  • Semana Santa de Talavera de la Reina: El marco en que se celebra la Semana Santa de Talavera es bellísimo, y la posibilidad de contemplar las procesiones desde sus murallas, lo engrandece aún más. Sus más de tres mil cofrades, vestidos con túnicas y capirotes o cabeza cubierta, portan andas e imágenes de gran valor artístico, acompañados en su recorrido por música y coros. La ciudad acompaña además su Semana Santa con un intenso programa de actos culturales, entre los que destacan los certámenes de bandas, los conciertos de música sacra y gregoriana, así como el encuentro de corales polifónicas. Fiesta de interés turístico regional.
  • Semana Santa de Quintanar de la Orden: La Semana Santa en Quintanar es monumental, no sólo por sus veinte pasos de gran belleza, sino por las catorce cofradías y sus tres mil quinientos nazarenos que atienden sus procesiones. Alternando silencios y música, y escoltadas por los cofrades con sus túnicas y capirotes, las imágenes recorren la localidad. Son momentos de especial interés la Procesión de las Carracas, que portan y hacen sonar los nazarenos; la Procesión de los Pasos, y en todo momento, las saetas con que algunos vecinos rinden homenaje a los pasos. Asimismo, las bandas de música, y de cornetas y tambores, crean ese ambiente único de Semana Santa en Castilla-La Mancha. Y Quintanar invita a chocolate a todos los asistentes en el cierre de la Procesión del Encuentro. Fiesta de interés turístico regional.
  • Semana Santa de Corral de Almaguer: Declarada de Interés Turístico Regional, en la Semana Santa de Corral de Almaguer el color de las túnicas de los cofrades han dado origen a su popular nombre de los blancos, los morados y los negros. Tres cofradías responsables de las procesiones de Corral de Almaguer, y de sus características únicas. Los morados, en su procesión de Viernes Santo, cantan unas saetas que se han fechado en los siglos XIII-XIV. También destaca el coro de voces de la Cofradía de , los blancos, que narran los acontecimientos de la Pascua, cuya letra y melodías son también de los siglos XIII- XIV.
  • Semana Santa de Carmena: De Interés Turístico Regional desde el 2015, la Semana Santa es la más importante de las celebraciones de este municipio toledano y, como tal, la implicación de los vecinos, de cualquier edad, es total. Lo es en los preparativos, semanas antes, y durante los diferentes actos religiosos. Una de sus señas de identidad es la escenificación de los últimos días de Jesús en unas calles engalanadas para la ocasión. Todo comienza el Domingo de Ramos, con la llamada “Procesión de La Borriquita” en la que los protagonistas son los niños de Carmena, encargados de llevar en andas una imagen de Jesús a lomos de una borriquita mientras todo el pueblo porta palmas y ramos de olivo. Posteriormente, en las procesiones del Jueves y Viernes Santo, no faltan los centuriones que escoltan a Cristo; la escenificación del beso de Judas; la sentencia de Pilato; la limpieza del rostro del Cristo ensangrentado; el episodio de cuando le obligan a ayudar a Jesús a cargar la cruz, y finalmente la “Procesión del ”, en la que las diversas Hermandades y Cofradías y el pueblo de Carmena acompañan hasta el Sepulcro (situado a 1,5 km. de la iglesia)a la imagen del Cristo Yacente, para su entierro allí. El momento álgido es el Domingo de Resurrección, cuando en la explanada de la Iglesia se desarrolla la “Procesión del Encuentro” entre Jesús y su Madre, enmarcada con un toque de campanas, la música y el estallar de los cohetes. Y como colofón, la “Quema de Judas” en la plaza del Ayuntamiento, con traca final. Una fiesta que derrocha fervor y autenticidad.

  • Semana Santa de Villacañas: Declarada de Interés Turístico Regional en 2018, destaca por la pasión y el fervor con el que se viven sus procesiones que, tras unos años sin celebrase, se recuperaron en 1990, adquiriendo una vistosidad y relevancia que la sitúan como una fiesta relevante en cuanto al patrimonio religioso, artístico y cultural de la localidad.

  • La representación de la Pasión de Cristo en Villanueva de Bogas, (Toledo): también cuenta con la declaración de Fiesta de Interés Turístico Regional. En el año 1996 un grupo de vecinos de este municipio toledano se reunían para representar un auto sacramental sobre el Nacimiento de Cristo. Se trata de una gran representación teatral de dos horas y media de duración en la que participan alrededor de cien personas en escena, que ha conseguido reunir a miles de personas en cada edición.