La asociación mayoritaria de la Guardia Civil, de la Policía y CCOO no van a parar hasta que se repongan los derechos eliminados a 16.000 personas.

Talavera, 4 de febrero de 2016. Como consecuencia de ese desconocimiento de la realidad, tanto el personal de la y transferido a la comunidad autónoma, , guardias civiles y ejército, en activo y jubilados, se ven obligados a recibir asistencia sanitaria en o , haciendo centenares de kilómetros para recibir las prestaciones que hasta ahora se recibían en Talavera.

Tanto la asociación mayoritaria de la Guardia Civil, de la Policía y CCOO no van a parar hasta que se repongan los derechos eliminados a 16.000 personas. En Talavera se estima que hay afectados por este recorte 170 efectivos, más sus familiares de la Policía Nacional en activo y 300 pertenecientes a las clases pasivas, más las personas vinculadas a los 31 cuarteles de la Guardia Civil dispersos por la zona de influencia de Talavera, a los que habría que añadir clases pasivas y viudas, en torno a 4.000 personas, 110 personas correspondientes al Ejército ubicado en el Cerro Negro, a los que habría que añadir 6.000 afectados de la administración en las mismas condiciones.

“Hay que dar un solución a la supresión de prestaciones médicas a estos mutualistas. No vamos a parar de exigirlo a la Administración a través de sus representantes en Castilla-La Mancha y los responsables en los distintos Ministerios”, recalcan los representantes de las tres organizaciones, quienes advierten que además del trastorno que se va a realizar a los enfermos pertenecientes a estas mutualidades, se pone en riesgo la calidad de los servicios públicos de por si recortados, como consecuencia de la necesidad de disponer de más tiempo de trabajo para asistir a las consultas médicas, al tener que desplazarse a Toledo o Madrid para ello.

De igual modo, CCOO, la AUGC y SUP reiteran su compromiso para trabajar conjuntamente en defensa de los servicios públicos y los derechos de su personal.