Carbures anunció a finales del pasado año su intención de trasladar estas instalaciones a una nueva nave en la vecina localidad de (), según el sindicato, que añade que abrió un periodo de negociaciones con el comité de empresa —cuatro miembros de CCOO y un independiente— para acordar las medidas laborales para afrontar el traslado.

“Carbures garantizó desde el inicio el mantenimiento de todos los puestos de trabajo, que era lo fundamental; y hemos tenido cinco reuniones con un clima constructivo. Pero al final hemos cerrado sin acuerdo el periodo de consultas por la negativa de la empresa a pagar a 17 personas 0,19 euros por cada kilómetro que tengan que hacer para ir y volver a su nuevo centro de trabajo”, ha señalado el sindicato en un comunicado.

“Resulta inaudito e incomprensible”, señala , responsable sectorial de CCOO-Industria en Toledo. “Someteremos la decisión final a la asamblea de trabajadores, pero lo cierto es que la misérrima actuación de la empresa ha provocado el malestar generalizado de la plantilla de la planta” de Illescas, donde trabaja un centenar de personas.

Según explica el dirigente sindical, ya habían acordado que la empresa pusiera un servicio de transporte colectivo, que facilitará el traslado de la mayor parte de la plantilla a la nueva factoría. “Pero hay 17 personas en conciliación, con jornadas atípicas o reducidas, a las que la empresa ofrece un plus lineal de 96 euros”, ha precisado.

“Según nuestros cálculos, esta cifra no compensa los gastos en los que tendrán que incurrir estos trabajadores. A 0,19 euros/kilómetro, cada uno se gastará mensualmente unos 185 euros. Esta discrepancia supone que cada trabajador perderá unos 90 euros mensuales, una cifra importante para un asalariado. Globalmente, sin embargo, hablamos de 1.513 euros, una cifra ridícula para un grupo industrial líder mundial en la fabricación de composites, con presencia en siete países de tres continentes y una facturación en 2017 de 79,9 millones de euros, un 10,4% más que en 2016”, han lamentado desde el sindicato.

A su juicio, la posición de la empresa en esta cuestión “no tiene explicación, salvo que tenga otras intenciones o si tiene planes ocultos”, por lo que exigen que “los ponga sobre la mesa”. “Si es obcecación pura y dura, que sepa que el malestar no sólo es de las 17 personas afectadas, sino de toda la plantilla”, ha afirmado.

Carbures es un grupo industrial especializado en la fabricación de piezas y estructuras de fibra de carbono y otros materiales compuestos, así como en el diseño de sistemas de ingeniería propios, que opera en los sectores aeroespacial, automoción, obras civiles y ferroviarios. La planta de Illescas fabrica compuestos y piezas estructurales para Airbus.