CCOO Toledo ha condenado el grave accidente de trabajo ocurrido este miércoles en Los Navalmorales “por predecible y evitable, como lo son todos los siniestros laborales por caída en altura. Todos ocurren por falta de medidas de seguridad”

Así lo subraya la responsable de Salud Laboral de CCOO Toledo, Nuria Garrido, que a lo largo de la mañana de este jueves presentará denuncia en la Inspección de Trabajo “como hacemos con los accidentes graves y los mortales”, ha informado el sindicato en nota de prensa.

Según las informaciones recabadas por el sindicato, el trabajador accidentado estaba realizando mediciones en una fábrica de orujo y cayó desde cinco metros de altura.

Al parecer, no pertenecía a la plantilla de la empresa donde ocurrió el accidente, que no por ello deja de tener responsabilidad en el cumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, cuyo artículo 24 establece las obligaciones empresariales en materia de coordinación de actividades.

“Cuando en un mismo centro de trabajo desarrollan actividades trabajadoras de dos o más empresas —o trabajadores autónomos—, todas deben cooperar en la aplicación de la normativa sobre prevención de riesgos laborales y establecer los medios de coordinación que sean necesarios en cuanto a la protección y prevención de riesgos laborales y la información sobre los mismos a sus respectivos trabajadores. Es el empresario titular del centro de trabajo el que debe adoptar las medidas necesarias para garantizarlo”, señala.

El sindicato recuerda que en la misma la empresa donde este miércoles se produjo el accidente ya se registró un siniestro laboral moral en 2015, cuando otro trabajador de 59 años perdió la vida en accidente de trabajo.

“Deseamos al trabajador accidentado ayer un restablecimiento pronto y total; nos ponemos a su disposición para lo que pueda necesitar y pedimos a la autoridad laboral que investigue lo sucedido y establezca y exija las correspondientes responsabilidades”, ha concluido.