Según ha informado el sindicato en nota de prensa, el pasado 24 de julio, “sin anuncio previo ni justificación ninguna”, esta contrata de la Junta cambió los cuadrantes horarios de los vigilantes con efectos a partir del 1 de agosto, dividiendo el turno habitual de 12 horas en dos turnos de seis horas.

“Esta modificación sustancial impuesta por las bravas por la empresa afecta no sólo a la distribución de las horas de trabajo diario de los vigilantes, sino también a sus descansos semanales y mensuales y, obviamente, a su conciliación de la vida laboral y personal”, ha subrayado el responsable de negociación colectiva de CCOO-Construcción y Servicios en la región, .

Desde CCOO han explicado que ante el rechazo sindical y la exigencia de explicaciones, Sureste Seguridad responsabilizó verbalmente de los cambios a la presunta existencia de nuevos requerimientos por parte del cliente, la Junta.

“El servicio se lleva prestando sin problemas durante años con los turnos de 12 horas y si realmente el ha reclamado cambios que afecten a la jornada laboral de los vigilantes, lo que tiene que hacer la empresa es iniciar un procedimiento legal para la modificación sustancial de condiciones de trabajo de carácter colectivo, informar a la representación legal de los trabajadores de la causa alegada y abrir el correspondiente periodo de consultas y negociaciones”, ha declarado .

Del mismo modo, el responsable de negociación colectiva ha detallado que este jueves, 8 de agosto, están citados a una mediación previa al conflicto colectivo. “Exigimos a Sureste Seguridad que reponga de inmediato a sus vigilantes en sus anteriores condiciones. Y si quiere cambiarlas, que se atenga a la ley y al procedimiento legal, que acredite las causas y que escuche y negocie con los representantes de los trabajadores”, ha concluido.