En concreto, según el sindicato en nota de prensa, Ferroser “ha modificado los horarios, ha incrementado las cargas de trabajo y, en algunos casos, ha cambiado el centro de trabajo de las personas que integran la plantilla”. “Todo ello, de forma unilateral, con la oposición de la representación legal de los trabajadores y pese a que el propio Ayuntamiento ha reclamado una y otra vez a la contrata que no impusiera ningún cambio sin el acuerdo del comité de empresa”.

Desde que se hizo cargo de la contrata con una oferta un 15% inferior al precio de referencia del pliego de condiciones, CCOO señala que Ferroser “ha intentado introducir modificaciones en las condiciones laborales por razones organizativas”, razones que CCOO siempre ha calificado de “esencialmente económicas”.

El sindicato recuerda como “la empresa abrió en abril el preceptivo proceso legal de negociación para la modificación sustancial de carácter colectivo, negociación que concluyó sin acuerdo”, pues “Ferroser comunicó entonces que dejaba las modificaciones en suspenso, pero que no las retiraba”.

Ante esta situación, el comité de empresa interpuso ante el mediación previa a la interposición de conflicto colectivo, solicitando a la empresa la suspensión definitiva de la modificación. La mediación también concluyó sin acuerdo; y el comité interpuso la correspondiente demanda.

Desde entonces, CCOO explica que “Ferroser ha tratado de conseguir que las propias trabajadoras firmaran individualmente los cambios, primero mediante el envío de cartas, luego con llamadas telefónicas y finalmente, en la tarde del pasado martes, con el envío de una furgoneta para recoger una a una a las trabajadoras en sus centros de trabajo y trasladarlas a la oficina de la empresa, para que firmaran allí de forma voluntaria las modificaciones sustanciales de sus condiciones de trabajo”.

“Pese al enorme interés de Ferroser por imponer cambios laborales aduciendo ‘razones organizativas’, desde que esta empresa se hizo con la contrata del Ayuntamiento de Toledo, la organización de las tareas y la calidad del servicio de limpieza y mantenimiento de los colegios y dependencias municipales no ha hecho sino empeorar”, ha lamentado CCOO.

A esto, según el sindicato, se añade que se “han disparado las bajas por ansiedad, derivadas de las presiones que sufren las trabajadoras; y siguen sin atenderse las peticiones del comité sobre dotación de taquillas y cuartos de limpieza en los centros de trabajo; así como de ropa de trabajo para los conserjes”.

“Ferroser está haciendo de su capa un sayo, contra el comité de empresa, contra la plantilla e incluso contra el propio ayuntamiento, que es el que le paga”, subraya por su parte , responsable de Negociación Colectiva de CCOO-Construcción y Servicios en Castilla-La Mancha.