La concejala de Cooperación y Educación para el Desarrollo, , ha celebrado en la inauguración del II Foro Internacional ‘Toledo Cultura de Paz’ que la ciudad vuelva a ser “punto de encuentro destacado” para alcanzar un equilibrio internacional que contribuya a “avanzar en la consolidación de un mundo más justo, solidario, respetuoso con el medio ambiente y los recursos naturales, y, sobre todo, donde las vulneraciones a los derechos humanos no tengan cabida”.

Este foro, impulsado por el Ayuntamiento en colaboración con la , la Coordinadora de ONGD de la región y la plataforma Solidaridad 365+1, “servirá para debatir y contrastar experiencias en asuntos tan destacados como son los objetivos de desarrollo sostenible, migración y derechos humanos, redes de apoyo entre mujeres, solidaridad con familias refugiadas, sostenibilidad o empoderamiento en la lucha contra la mutilación genital femenina”, ha dicho la edil de Cooperación.

María Teresa Puig ha destacado que este encuentro es una apuesta decidida por conseguir que el diálogo y el entendimiento “nos ayuden a comprender mejor las diferentes realidades del mundo en el que vivimos” y con él, espera que se establezcan los pasos que seguir para alcanzar un “futuro mejor” sin que “las esperanzas para lograrlo se frustren”.

Sin olvidarse de las personas

En su intervención, la responsable municipal ha explicado que el respaldo a la Agenda 2030 no se puede ceñir solo a aspectos medioambientales o climáticos ya que “la verdadera sostenibilidad no se alcanzará olvidándose de las personas, su prosperidad, respeto o equilibrio, en paz, con cuanto le rodea”.

De ahí que, María Teresa Puig haya reclamado la necesidad de disminuir las brechas de desigualdades sociales y económicas que marcan el devenir diario y el futuro de millones de personas en todo el mundo. “Urge adoptar estrategias internacionales para proteger a las personas sobre el racismo, la xenofobia, la intolerancia, la pobreza, la explotación desaforada de recursos naturales que obligan a numerosas comunidades a migrar de sus lugares de origen”, ha apuntado.

Unas medidas que también deben acabar, ha dicho la concejala de Cooperación, con la violencia o discriminaciones de género amparadas en ritos, tradiciones o costumbres ancestrales que atentan contra la dignidad y la libertad de las personas.

, un buen ejemplo

Para María Teresa Puig, Toledo es un buen ejemplo de espacio de convivencia y desarrollo personal que trata la diversidad como “un valor añadido que nos enriquece cultural, social o económicamente”. Una riqueza que contribuye a encontrar nuevas oportunidades colectivas y a abrir fronteras y horizontes en nuestras relaciones comunitarias.

“Con la puesta en marcha del II Foro Internacional ‘Toledo Cultura de Paz’, apostamos porque esa amplitud de miras se fortalezca con cuantos proyectos, experiencias e inquietudes se compartan en este encuentro durante estos tres días”, ha concluido.

La ceremonia de apertura ha contado también con las intervenciones de la vicerrectora de Estudiantes y Responsabilidad Social, ; el presidente de la Coordinadora de ONGD de Castilla-La Mancha, y la representante de la plataforma Solidaridad 365+1, .

37 Organizaciones presentes

El II Foro Internacional ‘Toledo Cultura de Paz’ se celebra hasta el 18 de octubre en la con la participación de 37 Organizaciones No Gubernamentales y 180 personas inscritas. Contará con 14 ponencias, diferentes mesas de experiencias, talleres, actividades culturales y exposiciones.

Entre los temas en los que se centrarán, las nuevas narrativas públicas para los objetivos de desarrollo sostenible, la migración y los derechos humanos, el papel de las mujeres en conflictos, las familias refugiadas, la sostenibilidad del planeta, la producción y el consumo sostenible o la lucha contra mutilación femenina. El programa completo se puede consultar en http://www.toledo.es/wp-content/uploads/2019/10/programa-ii-foro-internacional-toledo-cultura-de-paz.pdf.

Más imágenes:

”> “> “>