Así lo ha puesto de manifiesto este martes el gerente del Cermi de Castilla-La Mancha, José Antonio Romero, durante un desayuno informativo celebrado en .

Romero ha señalado que a su organización le preocupa que el número de personas con discapacidad inscritas como demandantes de empleo en las oficinas de la comunidad autónoma se sitúe en 8.448, mientras que 2019 comenzó con 7.890, es decir, 558 personas desempleadas más.

“Llevamos sin bajar de los 7.000 desempleados con discapacidad prácticamente desde 2016”, ha comentado el gerente del Cermi de Castilla-La Mancha, quien ha destacado que los planes especiales de empleo son una herramienta “potente” e “interesante” de apoyo a este colectivo.

Por eso, ha instado al Gobierno autonómico a “sentarse ya” para diseñar una estrategia de empleo inclusivo, una medida que contempla, ha recordado, el programa electoral del PSOE y que “tenemos muy trabajada en el sector”.