A preguntas de los asistentes al XXXI Seminario Internacional de Seguridad y Defensa que se celebra desde este martes en , Sanz Roldán ha hecho un paralelismo entre la OTAN y “un club con sus gastos corrientes”.

“Hay gente que verdaderamente pone lo que necesita y gente que disfruta y no pone nada. La cuestión básica no debe ser el 2%. Si pongo un grupo táctico acorazado en Letonia, ¿qué más da de dónde saco el dinero?”, se ha preguntado.

En la misma línea, ha sembrado dudas sobre cómo computan el gasto que destinan a Defensa otros países aliados. “Los sistemas de medir los gastos en cada país, cada uno es de su padre y de su madre. Si aquí hiciéramos las cuentas como otros…”, ha deslizado el director del CNI.

Así, ha reparado en que las pensiones militares en España “las paga la ministra de Hacienda”, cosa que no ocurre en otros países. En otras fronteras, “el mantenimiento de paz se computa en Defensa”; a lo que ha sumado que en España mucho del material de construcción relativo a este ámbito “no lo pone el ”.

“Es verdad que hay un acuerdo inmutable de que todos tenemos que llegar al 2% y hay que llegar al 2%. Pero mientras llegamos, hay que hacer otra reflexión. Yo, España, ¿soy consumidor de seguridad o doy seguridad a la alianza con mi sola pertenencia?”, se ha preguntado, añadiendo que tras esta reflexión, “toca discutir mucho”.