En nota de prensa, el colegio ha trasladado la solidaridad de todo el colectivo médico de la provincia con los familiares y amigos del compañero herido.

En términos parecidos se ha pronunciado el , que tras mostrar “su total rechazo y repulsa a las agresiones sucedidas la pasada noche en Camarena” ha lamentado que “las agresiones a profesionales sanitarios, desgraciadamente, son noticia con frecuencia”.

“Desde el Colegio hay abierta una línea de colaboración conjunta con las fuerzas de seguridad para atajar esta situación y, además, desde el ofrecemos a nuestros colegiados todo el asesoramiento y cobertura legal que necesite si, lamentablemente, es víctima de agresiones en su ámbito de trabajo”, han añadido.

“El personal sanitario realiza una innegable labor de servicio público y no se puede consentir que haya usuarios, por fortuna una minoría, que ejerzan cualquier tipo de violencia sobre estos profesionales. El peso de la ley debe caer sobre ellos y la sociedad debe concienciarse para evitar estas situaciones tan dramáticas”, han defendido.

QUE LA AGRESIÓN SEA DELITO

De su lado, el , en un comunicado, ha manifestado que la violencia contra los profesionales de la salud merece siempre el “más absoluto rechazo” por parte de los colegios de médicos y por supuesto, de la sociedad, ya que repercute en la calidad de la prestación sanitaria y “degrada” la relación médico-paciente.

Dicho esto, ha afirmado que, en sintonía con la , trabaja desde hace años en conseguir que las agresiones a médicos sean consideradas delito de atentado a funcionario público con penas de cárcel para el agresor. “En este sentido, los órganos judiciales de Castilla-La Mancha han dado pasos importantes en la defensa de la integridad física y moral de los profesionales sanitarios”, han reconocido.