El 12 de abril, el comité de empresa, formado por CCOO, UGT, CSIF y USO, acordó por unanimidad ir a la huelga indefinida a partir del 13 de mayo, después de que la empresa, según CCOO, “frustrara” los acercamientos conseguidos en las cuestiones más relevantes del convenio, la recuperación de la jornada de 35 horas semanales y subidas salariales en torno a las establecidas en el AENC y que, tras 14 meses de negociación, los representantes de los trabajadores daban ya por resueltas.

En el acto de mediación preceptivo previo a la huelga celebrado este martes, ambas partes han aceptado a propuesta del órgano mediador retomar las conversaciones y se han dado un nuevo plazo, hasta el próximo lunes, para intentar cerrar el convenio, que afecta a más de 400 personas y que está caducado y en ultraactividad desde enero de 2018.

El presidente del comité de empresa, , ha instado “a los dos socios propietarios de Gesmat”, Ferrovial y la Diputación de Toledo, “a aprovechar estos días para reconstruir el acuerdo y evitar la huelga”, según ha informado CCOO en nota de prensa.

“No parece que sea esa la intención de la dirección de la empresa, que, nada más salir de Mediación, nos planteó nuevas exigencias, nuevas pegas y nuevas condiciones”, ha dicho.

“Nosotros no queremos el conflicto, nosotros queremos el convenio. Lo que nos preguntamos es qué quiere realmente Ferrovial, por qué en vez de acercar posturas las aleja cada vez más; y qué quiere la Diputación de Toledo, si va a permitir que su socio en Gesmat envenene las relaciones laborales y deje sin recogida de basuras a toda la provincia”, ha apuntado.