A partir de ahí, el Servicio de Salud regional tendrá “unos seis meses” para dotación y montaje, algo que Leal ha calificado de “complicado”, y a partir de ese momento —ha apuntado— se podría empezar hacer el traslado desde el al nuevo hospital de Toledo.

Fue el pasado mes de noviembre cuando el consejero de Sanidad del Gobierno de Castilla-La Mancha, , en el Desayuno Socio-Sanitario organizado por Europa Press, desgranaba el calendario de las obras de las infraestructuras hospitalarias que están en marcha en la Comunidad Autónoma, apuntando a una apertura en los primeros meses de 2020 en el hospital de Toledo.

Dijo sobre la obra de Toledo que recibirán las llaves en junio de 2019 y pasarán seis meses de montaje tras una potente inversión en tecnología.

Recordó que el centro de especialidades de la capital regional permanecerá en la Avenida de Barber y se mantendrán abiertos de momento los hospitales de El Valle y el Provincial, que se trasladarán a la nueva infraestructura en una segunda fase.