La sentencia condena en costas al Consistorio y deja sin efecto “todos los actos que al amparo de dicha convocatoria se han dictado por el Ayuntamiento”, es decir, las contrataciones realizadas a las únicas tres personas que optaron a los puestos, dado que “en cada una de dichas convocatorias se presentó una única solicitud, formalizándose con cada uno de los tres solicitantes los correspondientes contratos”.

Según ha informado el sindicato en nota de prensa, “éste es uno de los motivos por los que el magistrado anula las resoluciones, que no fueron publicadas ni en el tablón de anuncios municipal ni en la página web”. “Siendo lo anterior así, hay que considerar que no se dio la publicidad necesaria para facilitar la participación de las personas interesadas, y prueba de ello es que sólo se presentó una única solicitud para cada convocatoria”, subraya la sentencia, tal y como argumenta la formación sindical.