El presidente del de Talavera, , asistió hoy a la jornada sectorial de Servicios Sociales organizada por el partido, en la que participaron también , viceconsejero de Servicios Sociales de la Junta de Comunidades, el diputado nacional , la portavoz del PP regional y senadora, y el coordinador provincial de Acción Electoral del provincial, .

Lago aseguró que tras el paso de los nefastos gobiernos socialistas, “hoy casi tres después la sanidad y la educación no corren peligro, por mas que algunos quieran decir lo contrario”. Insistió en que gracias a los gobiernos del la labor social también está asegurada, “mientras que otros se dedican a criticar, a destruir y a falsear la verdad”. Por eso, el presidente dejó claro que los gobiernos populares “están haciendo las cosas bien, vamos por el camino correcto y no hay otro para llegara a la recuperación económica”.

Por su parte, José María Dívar recordó que para la presidenta Cospedal la sanidad y los servicios sociales son prioritarios y explicó que el gobierno autonómico destinó los primeros ahorros del plan de ajuste de servicios sociales al plan de choque de lista de espera, además de que aumentó en 3 millones de euros las ayudas de emergencia social en Castilla-La Mancha. Además alabó la aprobación por parte del gobierno de Talavera de un Fondo de Emergencia Social de medio millón de euros para ayudar a las familias talaveranas que más lo necesiten.

También dijo que en lo que respecta al área de discapacidad se contempla un presupuesto de 107 millones de euros, se creó comisión parlamentaria “y ahora está en ciernes la nueva Ley de Garantías y Derechos de las Personas con Discapacidad, que va a ser una ley integral vanguardista, y de apoyo a personas con discapacidad”.

Francisco Vañó añadió que el monopolio del bienestar “no es de la izquierda ni del POSE”, sino de quien lo defiende, que ha sido el Partido Popular “que ha salvado los servicios sociales” en la región y en España.

El diputado recordó que Cospedal recibió una región que dejó el PSOE “al borde del colapso” y optó por la sostenibilidad financiera de las cuentas públicas para garantizar los Servicios Sociales y la Sanidad. En ese sentido, tomó medidas duras, como el adelgazamiento de la administración para evitar la quiebra, “y de hecho es de las comunidades autónomas que más redujo en gastos de funcionamiento”.

El gobierno de Cospedal estableció el Plan de Garantía de los Servicios Sociales Básicos, “y se atajó la situación de la Sanidad” de tal manera que los impagos del POSE pasaron a la receta electrónica, con lo que gracias a la reordenación llevada a cabo, se ha logrado que la Sanidad en la región “pueda mantenerse garantizada como pública, gratuita y de calidad”. De hecho, el barómetro sanitario indica que 9 de 10 usuarios consideran buena o muy buena la atención recibida en hospitales y centros de salud de Castilla-La Mancha.

“La sanidad sigue siendo de garantía y hemos evitado el colapso”, subrayó Vañó, que insistió en afortunadamente se ha hecho frente a los 5.000 millones de deuda y a las 600.000 facturas impagadas que dejó el PSOE.