Durante tres años, este premio otorgado por la institución londinense ha sido otorgado a un individuo cuyo trabajo “inspira e instruye la discusión, colección o producción de arquitectura en el sentido más amplio”.

En esta ocasión, uno de los miembros del jurado, el arquitecto , ha destacado que el galardón “rinde homenaje” a una “tradición duradera y vital”. “Las sucesivas generaciones de artistas han mejorado los espacios cívicos abiertos gracias al arte público en forma de estatuas y fuentes”, ha señalado.

“Dado que las ciudades albergan a más y más personas, el espacio público generoso es cada vez más necesario para la reflexión y el descanso. Las obras de Iglesias existen en diálogo con los edificios a su alrededor, pero van más allá al invitar a sus audiencias, habitantes de la ciudad, a contemplar su entorno a través de la introducción de agua corriente e imágenes naturalistas que recuerdan las hojas caídas”, ha señalado la institución.

The Royal Academy ha destacado la labor de Iglesias junto a algunos de los arquitectos más importantes de finales del siglo XX y principios del XXI. Entre sus obras resaltadas, ‘Desde lo subterráneo’ (2017) del ; ‘Tres aguas’ (2014) en o ‘Portón-Pasaje’ (2007) del Museo del Prado.