, a preguntas de los periodistas durante un desayuno informativo en la sede de Podemos en Talavera de la Reina (), ha afirmado que no van a negar a nadie el agua para consumo humano, pero que no está de acuerdo con el trasvase pues el modelo que plantea es el de transformar el agua en un “negocio”.

Si bien, ha asegurado que el problema de fondo del trasvase es que para seguir el agua que va por el trasvase, “hay que seguir el rastro del dinero”. A este respecto, García Molina ha animado a aprovechar todos los recursos, como es el caso de las desaladoras o acuíferos, con un “modelo de gestión público y transparente del agua”, pues, a su juicio, hasta ahora se ha basado en un modelo de trasvase que “ha estado sangrando a la región”.

Un modelo, ha dicho, basado en el cemento, en el ladrillo, las grandes infraestructuras y en el negocio del agua que “la compran muy barata y la vende muy cara”.

García Molina también ha abogado por un modelo “solidario y sostenible medioambientalmente”, con el que se pondrá fin al debate sobre el trasvase y el conflicto entre comunidades autónomas.

Para ello, ha vuelto a pedir un gran pacto nacional del agua con una gestión “pública e integral”, para que todas las regiones “no se peleen y puedan desarrollarse sin diferencias”.

LLORENTE NO VE CAMBIOS EN LA POLÍTICA HÍDRICA

De su lado, el portavoz del Grupo Parlamentario de Podemos, , en una rueda de prensa en las Cortes de Castilla-La Mancha, ha afirmado que él no ha percibido ningún cambio en las políticas de gestión del agua del central tras la llegada de a La Moncloa y ha advertido de que si no se pone fecha al cierre del trasvase Tajo-Segura no se van a terminar de impulsar de manera decidida las alternativas que ya existen como las desaladoras en el Levante.

Así ha reaccionado el diputado regional al ser preguntado por el último trasvase acordado de 7,5 hectómetros cúbicos para atender las necesidades hídricas de las cuencas receptoras, por lo que esta cantidad que se va a autorizar es sólo para agua de consumo humano.

Llorente ha criticado que “se sigan imponiendo trasvases” mientras que en Castilla-La Mancha el abastecimiento humano no está garantizado. “Verano tras verano hay pueblos ribereños del Tajo que tienen que abastecerse con camiones cisternas y esto no puede suceder”, ha dicho.