Según han informado estos sindicatos en nota de prensa, el 50 por ciento de las plazas ofertadas aún no tienen presupuesto ya que no aparecen con dotación económica presupuestada en la Relación de Puestos de Trabajo (RPT), algo que han considerado “absolutamente insólito e ilegal en la ”.

Del mismo modo, han hecho hincapié en que el primer examen contó con más de 500 reclamaciones a su desarrollo, incidiendo también en que la recogida de exámenes se realizó sin garantizar el anonimato del opositor, no se precintaron los exámenes ni tomado testigos de lacrado del mismo, la apertura de plicas se hizo en secreto y se convocó el segundo ejercicio, consistente en unas pruebas físicas, sin haber resuelto las reclamaciones a este primer examen, “dejando sin posibilidad de defensa a los opositores reclamantes”.

En cuanto a este segundo ejercicio, desde ambos sindicatos se han quejado de que no se permitió a los opositores llevar reloj para poder comprobar por sí mismos las marcas realizadas ni se dio por escrito a los mismos estos registros, de manera que “el aspirante no puede demostrar cuál ha sido su marca”.

Del mismo modo, han lamentado un “diferente criterio” para la contabilización de las marcas en función del juez que realizara la prueba, asegurando además que en los ejercicios “no era necesario terminar las pruebas para superarlas”. “Tal es el grado de absurdez de esta oposición que si un aspirante a bombero no sabe nadar, con el simple hecho de tirarse a la piscina sin nadar, ya está aprobado”, han asegurado.

En cuanto al tercer examen de esta oposición, han vuelto a poner de manifiesto los “cientos de reclamaciones” a las preguntas que constaban en el mismo, criticando del mismo modos las “absurdas respuestas a las impugnaciones, sin ningún tipo de argumentación ni de explicación”.

USO y CSIF han afirmado que más de 20 preguntas de este exámenes estaban mal redactadas y no tenían respuesta correcta o tenían varias respuestas correctas, apuntando que “incluso había preguntas sobre normativa que hace años no está vigente”.

Asimismo, han manifestado que, según la información de algunos aspirantes, algún miembro del Tribunal habría estado formando a opositores en los meses anteriores a la convocatoria, “algo que, según la ley, es incompatible para formar parte de un tribunal de selección”.

Por todo ello, los sindicatos USO y CSIF han querido manifestar su “total apoyo” a los opositores “en su empeño de tomar las medidas oportunas y legales para la defensa de sus derechos y la total transparencia del proceso” y se han puesto a su disposición para este fin.