Según informa el sindicato en nota de prensa, las obras de rehabilitación integral que se están realizando en la Audiencia Provincial han dejado a la vista, desde hace más de cuatro meses, conducciones que contienen amianto, las cuales, dada la propia antigüedad del edificio, se encuentran “bastante degradadas” y a la vista en lugares de acceso y en los propios despachos donde se trabaja, lo que supone “un grave riesgo para la salud”.

CSIF asegura que el personal destinado en la Audiencia, más de 60 entre funcionarios, magistrados, fiscales y Guardia Civil, al margen de los abogados, procuradores y asistentes que acuden de manera habitual, se encuentra “alarmado” por la falta de información recibida.

En este sentido, CSIF reclama a la Gerencia Territorial de Justicia que ofrezca las garantías necesarias, y lo haga por escrito, de que los trabajadores no corren riesgo alguno ante esta situación.