De ahí que dicho Consejo ha hecho un llamamiento a cualquier persona que localice el equipo, para que evite su manipulación y avise inmediatamente a las autoridades, policía o servicio de atención de urgencias (112).

Según ha informado el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) en nota de prensa, la propietaria del equipo es la empresa Centro de Estudios de Materiales y Control de Obra, SA (CEMOSA), con sede en la calle Benaque, en .

El equipo, que fue sustraído en la calle Cipreses de Villaluebnga, contiene fuentes radiactivas de categoría 4, en una escala de 1 a 5 establecida por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), siendo 5 la categoría menos peligrosa.

La categoría 4 se denomina “improbable que sea peligrosa para las personas” porque dada su radiactividad no entraña riesgos radiológicos mientras se mantenga íntegro y cerrado, puesto que las fuentes radiactivas se encuentran en su interior, protegidas y encapsulada. Sí podrían presentarse riesgos en caso de apertura o destrucción del equipo que dejen las fuentes sin sus protecciones, según el CSN.