Fuentes de esta cartera ministerial consultadas por Europa Press se han mostrado además extrañadas por el hecho de que los sindicatos CCOO y CSIF hayan arropado esta protesta, toda vez que estos sindicatos firmaron a nivel nacional un pacto con la en el que se sellaba el compromiso de incrementar el número de vigilantes y de atención al público en todos los museos estatales.

A través de dicho acuerdo, además, se establece un grupo de trabajo conjunto entre Ministerio y sindicatos para que antes de que acabe el año se elabore un documento para acordar mejoras en el servicio de vigilancia de salas y en las condiciones de trabajo y salariales de este personal, según estas fuentes, por lo que no entienden la acción de protesta que ha abocado en la jornada de este miércoles al cierre del espacio museístico.

Defienden desde el departamento que comanda Íñigo Méndez de que el diálogo es la forma de actuar del Ministerio, en contra de lo que consideran decisiones unilaterales y sin previo aviso comandadas por las organizaciones sindicales, como la incomparecencia de este miércoles.

Apuntan además a que el marco de trabajo para la negociación está amparado en dicho acuerdo, al tiempo que indican que de los 16 museos estatales que hay en España sólo en el Museo del Greco se ha llegado a este extremo por parte de los sindicatos.

CRÍTICAS DE CSIF Y CCOO

Los sindicatos CSIF y CCOO han argumentado en nota de prensa que la protesta nace en el hecho de que prácticamente toda la plantilla toledana dependiente de Museos Estatales está adscrita al Museo Sefardí, en cuya Relación de Puestos de Trabajo figuran, además de la media docena de personas del ‘staff’ técnico y administrativo, todos los vigilantes de sala (unos 45), las tres taquilleras, los dos jefes de planta y los tres porteros mayores.

El Museo del Greco, sin embargo, sólo cuenta como personal propio con el director, un conservador, un restaurador, un técnico de difusión, un auxiliar administrativo y un jardinero, han señalado desde los sindicatos.